• Área de Comunicación

Infantil Masculino A 9 – 2 AD Nuevo Baztán

La Meca de Rivas encaraba la quinta jornada de liga con la intención de seguir con las buenas sensaciones que dejaron sobre el campo en la jornada anterior.

Los rivales en esta ocasión salieron al campo con una formación 1-4-3-3 y con una marcha más que los azulones en los primeros minutos. Esto les sirvió para que, con dos errores poco habituales, se dieran dos pérdidas de balón de La Meca en el centro del campo. Los visitantes recuperaron el balón y, con un pase a la espalda de la defensa, el delantero del equipo visitante se quedó solo frente al portero y no falló, haciendo imposible el repliegue a tiempo. Era el minuto siete de la primera parte y el marcador se ponía en contra.

Lejos de desanimarse, los chicos del Infantil se animaban entre ellos para ir a por la remontada y, con el paso de los minutos, iban encontrando el juego que querían. Tras seguir apretando y después de una buena jugada combinada que acaba con un pase a la espalda de la defensa visitante, Marcos Morales iba a igualar el partido en el minuto 17 con un gran disparo cruzado, en el que el portero visitante poco pudo hacer para evitarlo. Gracias a este empujón que significaba haber conseguido el empate antes del descanso, La Meca siguió apretando y, tan solo dos minutos después, fruto de un gran juego, Román pondría el 2-1 para los locales con un zurdazo desde la frontal del área; el tiro se coló por la escuadra. Los locales empezaban a ver todo más de cara y esto les hizo empezar a desplegar el juego combinativo al que están acostumbrados.

El equipo estaba jugando bien pero el juego era muy trabado por faltas o interrupciones que restaban fluidez al juego. Tras una falta peligrosa botada por Costa y que pegaba en el larguero, Román, siendo el más listo de la clase, se aprovecharía del rebote y conseguiría con esto su doblete en el minuto 22.

Tan solo un minuto después y coincidiendo con un bajón temporal del equipo visitante, Costa haría el 4º gol y ponía aún más distancia en el marcador. A pesar de que el dominio local se empezaba a notar en el campo, el Nuevo Baztan conseguía salir rápido al contraataque en algunas ocasiones. De hecho, en una de ellas consiguen llegar a línea de fondo y forzar una falta lateral peligrosa. A pesar del buen trabajo en las marcas, uno de los jugadores visitantes remató el centro con un gran cabezazo desde la frontal que entró por la escuadra. Poco pudo hacer Ricky para evitar el tanto y así llegó el descanso, con un 4 – 2 favorable para La Meca.

Tras el paso por los vestuarios y los primeros cambios realizados, los locales lejos de relajarse por el gran resultado obtenido en la primera parte, salieron a desplegar un gran juego y tan solo tardaron diez minutos de la segunda parte en hilar una gran jugada colectiva que iba a acabar finalizando Costa con ayuda del poste, consiguiendo su doblete.

Los anfitriones seguían apretando y tan solo 6 minutos después Morales volvía a conseguir un nuevo gol, poniendo tierra de por medio. Con la entrada de los últimos cambios, la intensidad, lejos de bajar, aumentó y el hecho de jugar cada vez más con el balón, propició que, en una gran jugada individual de Pablo, que estaba disfrutando de sus primeros minutos en la competición, le iba a servir en bandeja el balón a Álvaro Fernández, que había entrado al campo en la misma tanda de cambios que él, para que la empujó en el área pequeña y así hacer el 7-2 en el luminoso.

El Nuevo Baztán lo seguía intentando mediante contraataques, pero el buen hacer de la defensa local consiguió que ninguna de éstas acabase materializándose, recuperando el esférico y lanzándose al ataque para conseguir más ocasiones de gol. Fue así que, en otra jugada individual por banda de Pablo, Morales conseguiría meter en el minuto 62 su tercer gol.

El partido parecía que iba a morir con ese resultado, pero todavía faltaría la puntilla final que llegaría tras una presión alta en campo contrario de La Meca, que llevaría a los locales a retrasar el balón hasta su portero y por allí aparecería Dani Orea para presionarlo y, simplemente metiendo el pie, el balón acabaría dentro de la portería marcando el definitivo 9-2.

Sin embargo, los visitantes todavía no habían dicho su última palabra y, con una gran salida al contraataque, consiguieron una de sus pocas ocasiones en la segunda parte pero, lo que no se esperaban era que Edu, portero local que había estado toda la segunda parte viendo el partido desde la lejanía, tuviera la última palabra y se sacase una parada antológica para evitar que el marcador se volviera a mover.

“Estoy muy orgulloso de ver cómo los chicos se han levantado después de un gol tan tempranero y como con su apoyo y ánimo han obtenido los frutos a su gran esfuerzo y trabajo, que al final se han visto reflejados en el marcador”, concluyó Pablo Ginés al final del partido.