• Área de Comunicación

Infantil Masculino B 4 - 0 CD Sanfer 19

Penúltima jornada del campeonato liguero ante el cuarto clasificado en esta apasionante carrera de fondo, donde no se va a coronar al campeón del grupo hasta el próximo y último encuentro.

El Sanfer 19 es un equipo que se basa en el juego directo: dispone de dos centrales con un golpeo muy potente y todos sus envíos buscan ese espacio tras la última línea defensiva, donde sus extremos y delanteros pueden aprovechar ese espacio en velocidad. Además, su organización defensiva hace que el juego asociativo del equipo al que se enfrenten no sea cómodo ni fluido; temporizan y basculan acumulando mucha gente en la zona de balón para forzar el error rival y, tras esa interceptación, salir a la contra con un balón en largo.

Tras los primeros minutos de tanteo y observando el respetable que la posesión no era claramente de ninguno de los dos equipos, llegó el primer gol de La Meca de Rivas (obra de Román) en el minuto 17 tras un contraataque rápido al espacio. Y es que, los jugadores de La Meca también saben cuándo y cómo jugar rápido al espacio y aprovecharon que la línea defensiva del rival estaba casi en el medio del campo para ejecutar la transición a la perfección. Siete minutos después, en otra jugada al contragolpe muy parecida a la anterior por nuestro perfil derecho, es Simón en el que esta ocasión hace el segundo tanto acabando por el lado izquierdo. 2-0 al descanso.


En la segunda parte, el equipo visitante rompió un poco los esquemas, ya que sus saques de puerta ya no los golpeaban en largo, sino que los sacan en corto y su bloque defensivo ya no era presionante en esa zona media del campo, sino que esperaban atrás los diez juntos, sin espacios, en el balcón de su área. Así, era muy difícil entrar con tan poco espacio a menos que en alguna jugada creativa o personal se superara por alguna banda a los defensas laterales. Y así lo hizo Costa, que con sus internadas potentes empezó a desbordar por banda derecha, llegando hasta línea de fondo y dando un pase atrás para que Román marcase a placer el 3-0. El último y definitivo gol lo haría Álvaro Fdez. a diez minutos del final: un disparo de primeras, de volea, sin controlar, tras un centro por banda derecha que tras un par de botes, hace que su remate a la altura de las rodillas entre ajustadísimo en la cepa del poste. Final del partido con un golazo de tremenda factura y belleza.

“Durante los primeros minutos se pudieron ver las imprecisiones con balón fruto de los nervios y la presión que se viene notando desde hace varios partidos, pero hay que decir que el equipo rival generó muy poco y eso no ocurre por arte de magia, es por un trabajo colectivo espectacular del equipo”, explicó Héctor Benito al final del encuentro. “Soy de los que piensan que si no encajas gol vas a estar más cerca de ganar cualquier partido porque, al menos, una ocasión vas a tener por tu parte, así que la actuación de Edu, con tres paradas en esos minutos donde el rival tuvo varias acciones en nuestro área, sirvió para contagiar a sus compañeros de una seguridad y responsabilidad defensiva para mantener la portería a cero hasta el final”, añadió.