• Área de Psicología

La importancia de la comunicación asertiva entre el entrenador y el deportista

La comunicación nos permite relacionarnos con otras personas, entablar vínculos y desarrollar nuestro cerebro. Y ésta se compone diferentes elementos como de emisor (quien difunde la información), receptor (quien recibe la información), mensaje (contenido de la información), canal (método mediante el que se transmite la información), código (signos que emplea el emisor) y contexto (situación externa donde se transmite el mensaje).

Podemos observar tres tipos de comunicación: la comunicación pasiva, la comunicación agresiva y la comunicación asertiva. La primera es un tipo de comunicación caracterizada por la supresión de las emociones, pensamientos y opiniones y la propia protección a través de conductas que no impliquen llevar la contraria a la otra persona. La comunicación agresiva se caracteriza por la imposición de opiniones, pensamientos y emociones a los demás a través de conductas de coacción, intimidación y chantaje ya sea de forma verbal o no verbal. Finalmente, la comunicación asertiva, a diferencia de la comunicación pasiva, se caracteriza porque la persona es capaz de expresar sus sentimientos y opiniones sin agredir al resto de individuos, como en la comunicación agresiva. Además, este tipo de comunicación posibilita la búsqueda de ayuda o consejo cuando se necesita, la tolerancia y la aceptación de los propios errores, plantear soluciones diferentes sin imponerlas o criticarlas y no tolerar aquellas personas que agreden verbalmente.


¿Qué características presenta un entrenador que tiene una comunicación asertiva?


En muchas ocasiones, la figura del entrenador se puede haber relacionado únicamente con el rendimiento deportivo, sin embargo, en función de la etapa de sus deportistas, el entrenador también les preparará para la vida fuera del deporte. En una primera etapa (de los 6 a los 12 años), el entrenador se encargará de enseñar habilidades como cooperación, disciplina, liderazgo y autocontrol. Más adelante (de los 13 a los 15 años), preparará a los deportistas para adquirir habilidades relacionadas con el deporte y otras capacidades mentales. Finalmente, en la última etapa (de los 16 en adelante) habrá un aprendizaje más relacionado con la vida más allá del deporte. Es decir, el entrenador será el encargado de enseñar a sus deportistas habilidades que aumenten sus capacidades deportivas así como aumentar competencias que mejoren su desarrollo personal y habilidades interpersonales y también emocionales. Para ello, éste debe tener una variedad de recursos de comunicación verbales, no verbales y un elevado nivel de observación.


Un entrenador que presenta un tipo de comunicación asertiva presentará las siguientes capacidades.


  • Será capaz de reconocer qué necesitan y qué sienten sus jugadores y por ello podrá expresarlo y hablar sin atacar y de forma clara, breve y directa

  • Escucha e intenta llegar a una solución positiva y que satisfaga tanto a sus jugadores como a sí mismo

  • Expresa sus ideas, opiniones y sentimientos a sus jugadores intentando escuchar las opiniones ajenas, aceptándolas, analizándolas y adaptándolas a la situación o necesidades del equipo.


No obstante, se trata de un trabajo mutuo, es muy importante que el entrenador sea capaz de generar una relación de confianza con sus jugadores pero es igual de importante que los jugadores estén receptivos a esa confianza y se comuniquen con su entrenador, ya que sus actitudes y acciones influyen en el entrenador.


¿Cuáles son los beneficios de una buena comunicación?

  1. Se produce un aprendizaje mutuo y un conocimiento compartido, pues el entrenador será capaz de entender y respetar las opiniones de sus jugadores y los jugadores aprenderán que sus pensamientos y emociones son aceptados.

  2. Se genera un ambiente positivo y de trabajo en el equipo

  3. El equipo se convierte en un lugar de apoyo y escucha a la hora de tomar decisiones o superar dificultades personales.

  4. Aumenta la confianza mutua, debido a que tanto los entrenadores como los jugadores se escuchan y se respetan sus opiniones, se genera seguridad y amistad entre los miembros.

  5. El ambiente positivo del equipo aumentará la motivación de los jugadores ya que éstos percibirán que son tomados en cuenta a la hora de competir o entrenar.

  6. Por el mismo motivo que el punto anterior surgirá un aumento del rendimiento.

  7. El entrenamiento se convertirá en una actividad placentera y esperada que incrementará actitud positiva


Una buena comunicación entre el deportista y el entrenador es un trabajo mutuo que se debe desarrollar poco a poco y que enriquecerá a ambos. Ésta permitirá un crecimiento tanto personal y emocional como deportivo del jugador así como un aumento de la confianza y la relación con el entrenador y progreso de las habilidades del entrenador.


Un ejemplo práctico


Pongamos, por un lado, el caso de Manuela, una joven nadadora que tras su última competición, en la cual quedó en una posición inferior a la que había pensado, siempre que está de camino al entrenamiento o a una nueva competición nota una presión muy fuerte en el pecho, el corazón le palpita alocadamente y tiene pensamientos intrusivos del tipo ‘’voy a volver a perder’’, ‘’no valgo para ser nadadora’’, ‘’no se hacer nada bien’’, ‘’soy la peor de mi equipo’’ etc.


Pongamos, por otro lado, el caso de Héctor, entrenador de Manuela. Por las mañanas es profesor y por las tardes es entrenador del equipo de Manuela. Siempre intenta asegurarse de que sus nadadores y nadadoras se encuentren bien tanto física como emocionalmente. Últimamente ha notado un cambio en el estado de ánimo, la actitud y el rendimiento de Manuela pero a pesar de haber preguntado varias veces siempre recibe un ‘’estoy bien, no me pasa nada’’ por lo que hace un tiempo que no habla con la nadadora.


En este caso, acabemos el artículo con una pregunta abierta a la discusión: ¿Quién es el que debería hablar? ¿Manuela con su entrenador? ¿O Héctor con la nadadora?


Por Irene Velasco Pérez


Bibliografía


Almaguer, C. E. L., Vega, C. L., & Rodríguez, Y. R. (2021). Elementos para lograr destreza comunicativa en la comunidad deportiva. Opuntia Brava, 50-57.

Flores, R. S., Riera, J. M., & Mas, A. G. (2022). El estilo de comunicación del entrenador como predictor de la carga de trabajo percibida en jóvenes futbolistas. Retos: nuevas tendencias en educación física, deporte y recreación, (43), 868-874.

Garrido, M. M. T., Paredes, J. B. C., & Marín, M. G. V. (2021). La comunicación asertiva en el entrenamiento deportivo. Una herramienta necesaria. Opuntia Brava, 13(2), 313-325.

González, B. (2021).Psicología deportiva y la importancia de la relación entrenador-deportista.

Sánchez Galán, J. M., Lorenzo, A., L Jiménez, S., & Lorenzo, J. (2017). El entrenador como mentor de jugadores en formación: un estudio de relaciones entrenador-deportista positivas.

http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1990-86442021000300007