• Área de Comunicación

¿Por qué la psicología deportiva es clave en el rendimiento?

Consideramos a la psicología deportiva como una rama de la psicología que aún es, para la mayoría de las personas, una gran desconocida, pero que con el tiempo está siendo más reconocida y demandada, ya que se trata de una disciplina en pleno auge.

La psicología no se aplica solo en personas que tienen trastornos psicológicos, sino que va mucho más allá de lo que podemos imaginar.


¿Qué es lo que la psicología deportiva quiere conseguir y cuáles son sus objetivos?


Los deportistas cada vez tienen más conciencia de la importancia de potenciar todas sus capacidades para poder llevar su rendimiento a un nivel mucho mayor y así poder alcanzar sus objetivos. Para ello, contar con el apoyo de un equipo multidisciplinar a sus espaldas es clave.


Esta rama de la psicología se focaliza en los aspectos mentales y del comportamiento deportivos, no solo en lo referente al rendimiento, sino también al propio bienestar del individuo. Es por ello que tiene en cuenta los factores que pueden afectar a corto o largo plazo en la práctica deportiva del paciente tanto a nivel individual, como grupal y relacional. Además no sólo se trabaja a nivel grupal, también se puede intervenir a nivel individual.


Así que, digamos que el psicólogo deportivo acompaña durante un proceso al paciente para ayudarle a obtener resultados. Para llevarlo a cabo, es necesario realizar un estudio del caso y establecer un plan de intervención personalizado y adaptado a sus propias necesidades. Por lo que no se trata de magia, sino de trabajo, constancia y ganas, muchas ganas.


Ejemplos


  • Alcanzar un estado mental óptimo: En las competiciones los deportistas no sólo necesitan estar preparados a nivel técnico-táctico, también necesitan estarlo a nivel mental. Por ello la preparación mental antes de las competiciones es clave, de forma que estos puedan estar a pleno rendimiento.


  • La cohesión de grupo: Sabemos que el rendimiento de un equipo unido es mucho mayor que los equipos con divisiones internas, por ello, trabajamos en busca de un ambiente favorable donde todos trabajan con un fin común.


  • El refuerzo: Para que los deportistas puedan dar el máximo de sí mismos es necesario que tengan un buen autoconcepto y una buena autoestima, es por ello que debemos reforzarlos.


  • Las autoinstrucciones: Hablarse a sí mismo y darse pautas que sirvan como guía a la hora de resolver tareas pueden ayudar en el deporte al adquirir destrezas nuevas. Éstas, además, ayudan a acabar con hábitos negativos de la persona, aumentan la motivación y son muy positivas en la iniciación de la acción, el mantenimiento del esfuerzo en situaciones límite y en mantener el foco atencional cuando la situación lo requiere, entre otras. Por ejemplo, es muy beneficioso en situaciones en las que el sujeto se encuentra muy cansado, ya que ayudan a centrar la atención en la tarea y así soportar mejor el cansancio.


  • El entrenamiento en imaginación: Ayuda a disminuir la ansiedad, a la preparación de situaciones futuras y a la relajación.


  • Atención: Trabajar la atención y conseguir un buen control sobre ella será muy beneficioso para el buen rendimiento ante la práctica deportiva.


  • Apoyo en la recuperación de lesiones: Las lesiones son uno de los momentos más duros en la vida de los deportistas. Para superarlas, es necesario que el psicólogo deportivo acompañe al deportista durante este proceso y le ayude a aceptarlo, superando de esta forma los momentos negativos.


  • Gestión de emociones: El estado emocional del deportista va a determinar su rendimiento. Es por ello que el deportista, junto con el psicólogo deportivo, debe tratar de generar emociones positivas y facilitadoras para su buen funcionamiento deportivo.


21 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo