top of page
  • Foto del escritor Área de Comunicación

Juvenil Femenino 1-2 SAD Fundación Rayo Vallecano A

Derrota dolorosa en un partido con muchas cosas que analizar.

Tras una semana con mucha ilusión, el equipo afrontó el partido bien y comenzó con gran energía, tanto que en el segundo treinta una internada en el área de Morán se convirtió en un derribo clarísimo en el área en un posible penalti que el árbitro no señaló nada más empezar. El equipo siguió insistiendo y tuvo algún acercamiento más, pero bien es cierto que después del arreón inicial de nuestras chicas, el Rayo se asentó mejor, sobre todo en el centro del campo, y, aunque no generaba peligro, sí dominó algo más el encuentro.

En cambio, sí que crearon verdadero peligro en los saques de esquina, ya que Cata tuvo que hacer dos grandes paradas para mantener al equipo con opciones. La Meca continuó con dispersas internadas, pero no lograba tener ninguna ocasión de peligro. Cuando rozaba el minuto 45 y parecía que nos iríamos al descanso con tablas en el marcador, un saque de banda para el Rayo puesto en juego, donde Eva fue empujada, hizo que el balón se paseara por la frontal sin que nadie saliera a por él y que el Rayo marcara un golazo desde la frontal del área.

Este gol hizo mucho daño al equipo psicológicamente, ya que fue en el último minuto y de manera bastante injusta. “Lo analizamos y buscamos conectar a las chicas, puesto que esto no iba a cambiar ya”, explicó Sergio Román al descanso. El equipo salió con una actitud estupenda los primeros minutos, aunque no logró disponer de ocasiones claras. El partido se empezó a poner algo tenso y dos acciones en dos minutos se convirtieron en dos amarillas muy rigurosas para Morán.

El equipo se quedaba con diez y, en la jugada siguiente, tras un fallo defensivo La Meca encajó el 0-2. Demasiado golpe para lo vivido sobre el campo. El cuerpo técnico buscó modificar el equipo tratando de jugar en campo rival para intentar reducir las distancias en el marcador. El equipo no dejó de competir ni un minuto. Rondaba el minuto 80 cuando, en una gran jugada colectiva, La Meca marcó ese ansiado gol por obra de Belén que permitía soñar con el empate. Pero el Rayo supo parar mucho el partido con diversas pausas para que no sucediera mucho más en estos diez últimos minutos, más los escasos dos y medio que añadió el árbitro.

“Una vez más creo que el partido lo han marcado los pequeños detalles y las decisiones de peso nos han dañado más de lo que merecíamos”, concluyó Sergio Román. “Aún contra todo eso el equipo no estuvo al nivel de los últimos partidos, si bien es cierto que nunca dejó de competir y de creer en sus posibilidades, lo que en una situación normal hubiera resultado en un empate, así que ahora toca estar más unidas que nunca y remar con mucha más fuerza ante un final de temporada que se antoja difícil y a la vez vibrante”, analizó el entrenador ripense.






Bình luận


bottom of page