• Área de Comunicación

ADA Toledo Olivos CF 8 - 5 Alevín F7 B

Partido precioso por la actitud de los jugadores y la cantidad de goles que se vieron en el partido. Se presentaba una mañana soleada, con un campo con unas dimensiones óptimas y en perfectas condiciones para realizar un fútbol asociativo y de generosos esfuerzos. Era el primer partido que jugaba el equipo y teníamos alguna duda de cómo íbamos a competir y asimilar las explicaciones del entrenador.

Empezó el partido con algunas dudas en la toma de decisiones, las cuales el equipo contrario supo aprovechar poniéndose con 2-0 a favor. La Meca también tuvo sus oportunidades, pero no llegaría el primer gol hasta el minuto 13 de la primera parte cuando un ataque bien coordinado fue finalizado por Raúl con un disparo desde dentro del área para poner el 2-1 en el marcador. A partir de ese momento, La Meca experimentó un cambio en la manera de competir, consiguiendo sacar el balón desde su defensa e ir hilvanando pases y ocasiones que no terminaban en gol. Sin embargo, el equipo rival seguía aprovechando sus oportunidades, llegando al 5-1. Los cambios dieron respiro físico a los nuestros y en el minuto 25, Hugo aprovechó una jugada de tiro cruzado para meter el 5-2. Con este resultado terminó la primera mitad.


En la segunda parte, La Meca continuó con su evolución en todas las fases del juego. Apenas llegó la primera ocasión, Martín marcó el 5-3 y el equipo equipo cada vez se sentía mejor en el campo, anticipándose al rival y con numerosas ocasiones de gol que el portero rival conseguía atajar. La Meca dominaba el encuentro, lo que propició un cambio de estilo en los locales, con un estilo de juego más directo, logrando un gol en el minuto 40. Tres minutos más tarde, La Meca marcó el 6-4 por mediación de Martín de falta directa, el rival volvió a aumentar las distancias posteriormente y Hugo, en el minuto 50, volvió a acortarlas. Finalmente, a un minuto de acabar, La Meca encajó el 8-5, que a la postre sería el resultado definitivo.

“Tengo que destacar que me llevo una grata impresión del entusiasmo y competitividad que el equipo demostró, sin dar el partido por perdido en ningún momento”, explicó Julián Merino al final del partido. “Era de prever que, siendo el primer partido que jugábamos juntos, pudieran existir descoordinaciones tácticas que no me preocupan porque los jugadores me demostraron que además de tener mucho margen de mejora, quieren aprender”, añadió.