• Área de Comunicación

RSD Alcalá SAD 1 - 4 Juvenil Femenino

Nuevo partido a domicilio para el Juvenil Femenino de La Meca después del duro empate del pasado fin de semana en casa, esta vez contra la R.S.D Alcalá SAD.

La primera parte empezó bastante intensa, puesto que parece que los equipos rivales se han tomado bastante molestias en estudiar a La meca. Esta vez el equipo partía con un sistema de 4-4-2, buscando tener más control de balón en el campo del rival, con una presión intensa y buscando remates desde varios puntos diferentes. No fue hasta un córner en el minuto 18 en el que La Meca de Rivas consiguió ponerse por delante en el marcador gracias a un remate de Daniela en un balón muerto dentro del área. Solo bastaron tres minutos más para que el segundo gol del partido llegase al marcador, en una jugada de convicción, Elena se quedó sola en un uno contra uno y cruzó el balón perfectamente con el exterior de la bota. El partido parecía controlado hasta que en el minuto 32 un golpeo desde lejos del área y con algo de ayuda por el fuerte viento, se envenenó y acabó entrando por toda la escuadra, ante lo que poco pudo hacer la portera ripense.

La segunda parte empezó con bastante control del juego de La Meca, el equipo contrario presionaba mucho, así que el cuerpo técnico decidió cambiar el sistema de juego al 1-3-5-2 que tan buenos resultados ha dado y que liberaba a los laterales en ataque. En el minuto 76, después de un grandísimo partido, la capitana marcó el tercer gol con un genial disparo desde la frontal del área. Y, a falta de cinco minutos para el final, La Meca de Rivas finiquitó el encuentro con una muy buena jugada a la contra que Sheila, el fichaje de invierno del equipo, consiguió materializar el gol.

“Victoria a domicilio muy trabajada, las jugadoras completaron una muy buena primera parte y no se fueron muy contentas con el resultado y quisieron afianzarlo con más goles para sumar otra vez tres puntos y estar más cerca de ese merecido objetivo que es el ascenso”, explicó Sergio de Lorenzo tras el encuentro. “Las chicas trabajan muy duro durante la semana para poder disfrutar de su juego en el partido del domingo”, añadió.